¿Qué es el Reiki?

La palabra Reiki, en sí, no es una palabra, si no más bien un ideograma japonés un ideograma no expresa letra ni sonido, y si una idea.  

Este ideograma del Reiki viene a representar la energía universal, la energía que lo contiene todo y a su vez también representa la energía vital individual, que fluye a través de todos los seres vivos.  

De forma literal, REI significa energía del universo, divina o sagrada y KI, es traducida como energía vital. Pero el ideograma Reiki, no se traduce de forma literal y representa más bien un concepto, una idea, por lo tanto, Reiki vendría siendo un encuentro entre dos energías y quien otorga Reiki a otros, sería solo un canal.  

Este ideograma, este proceso entre dos energías, va más allá de la mera canalización a través de la imposición de manos, busca que cada uno que se encuentre en su camino con el Reiki, pueda llevar a la practica una filosofía que contribuye a la felicidad y a vivir en armonía con el entorno.  

En cuanto a la canalización de energía para dar Reiki, esta se basa en una serie de técnicas que contribuyen al equilibrio en todos los planos, físico, mental, emocional, ayudando al reequilibrar la energía y al trabajo espiritual, pero también busca toma de conciencia y responsabilización de nuestra propia vida, de nuestro actuar en el mundo y de nuestras decisiones y acciones, que muchas veces se traducen en nuestro campo físico, energético o emocional.  

Reiki siempre será una terapia completaría, nunca un tratamiento por sí solo, por lo que no se recomienda dejar los tratamientos médicos indicados en caso de enfermedad. Puede darse como sesión única, cuyos fines contribuirían a bajar elementos ansiógenos y de estrés y a la relajación, a estabilizar física, mental y emocionalmente, aunque sus efectos no serían duraderos como lo sería una terapia, de mínimo 4 sesiones. Reiki se puede dar de forma presencial o utilizando técnicas de niveles más avanzados de forma a distancia, teniendo los mismos efectos.  

Al ser una terapia que contribuye a la desintoxicación del organismo en todos sus planos y al manejar la canalización de la energía, puede causar algunos malestares post terapia  que son normales, tales como dolor de estómago, sensibilidad,  ganas de llorar, irritabilidad, náuseas, pudiendo existir lo que se llama crisis de curación, relacionándose generalmente a canales energéticos bloqueados o desequilibrados,  siendo posible que se acrecienten ciertas sintomatologías previas, lo cual da cuenta que el organismo está eliminando toxinas y armonizando sus puntos energéticos, siendo necesario continuar con la terapia hasta que dichas molestias desaparezcan.   

Es preciso señalar que no todos vivencian una crisis de curación, las experiencias para quienes reciben Reiki son muy personales y únicas, pero se conocen algunas comunes, de gran sentimiento de paz, armonía, relajación, visualización de colores, imágenes, sensaciones, olores, cambio de patrones de pensamientos, de creencias, apertura de conciencia.   

Entre sus beneficios, están la reducción del estrés, produciendo de forma integral equilibrio y bienestar, aceleración de la capacidad natural del cuerpo para sanarse, mejora el rendimiento y funcionamiento fisiológico de órganos y células, mejora el sistema inmunológico, así como también la claridad mental y concentración, mejora la autoestima, es tratamiento complementario para migrañas, depresión, estreñimiento, dolores menstruales, entre otras enfermedades.  

 

Rominna Toro Alcayaga 

Psicóloga Clínica 

Reikista 

 

 

Facebook Comments

Tags:
,
Sin Comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

Abrir chat