¿Qué es la ansiedad?

En tiempos de confinamiento debido a la pandemia por covid-19 se ha hecho muy común escuchar hablar de la ansiedad, ya sea dentro de nuestro entorno cercano o en los canales comunicacionales, pero, ¿qué sabes de la ansiedad? . En este articulo abordaremos lo que es, cuando es normal sentirla o cuando se transforma en un problema y como identificar sintomatología asociada a estar presentando un cuadro ansioso y que hacer en dichas circunstancias.

La ansiedad es una respuesta normal de nuestro cuerpo ante una situación de tensión o estrés, la cual permite una activación de respuesta a nivel de nuestro cerebro, para enfrentar o huir de la situación interpretada como un peligro o amenaza para nuestro organismo que pueda generar preocupación o temor, permitiéndonos un mejor rendimiento ante una situación fuera de nuestra zona de seguridad, siendo beneficioso para nuestro desarrollo y aprendizaje.

De esta manera la ansiedad vivenciada en niveles normales se relaciona a lo que se conoce como estrés bueno, el cual aparece al interpretar una situación difícil o amenazante que, al no sentirnos con los recursos para enfrentarla, generará la hiperactivación psico-fisiológica y hormonal en nuestro cuerpo, siendo una respuesta adaptativa y automática para hacer frente a esa situación.

Muchas veces la ansiedad es un síntoma del estrés, por lo tanto, son conceptos diferentes, relacionándose el estrés a una respuesta adaptativa ante una situación concreta con causa externa y que se resuelve al quitar el estímulo estresante, mientras que el origen de la ansiedad puede ser difuso, no existiendo un peligro o estimulo real, con causas internas y que cuyas manifestaciones se podrían mantener en el tiempo pese a que el estimulo externo que la provoque desaparezca, sin embargo el estrés también puede ir acompañado de ansiedad.

Situaciones comunes en que se puede experimentar ansiedad como respuesta adaptativa es al dar un examen, hablar en público, conducir un automóvil, generando un malestar de nerviosismo, incomodidad u otras manifestaciones físicas y emocionales, que se presentan como una respuesta lógica a una situación cotidiana, que desaparecen una vez que la situación estresante o de tensión termina, por lo que nuestro organismo regresa a su estado de equilibrio.

Cada persona puede vivenciar  las manifestaciones de la ansiedad de formas diferentes, sin embargo, se pueden destacar algunos comunes tales como manos o pies fríos, manos húmedas, temblor de manos, taquicardia, palpitaciones, molestias digestivas, tensión, rigidez muscular, insomnio, problemas alimenticios, sensación de hormigueo, despersonalización. Es importante poder diferenciar cuando estas manifestaciones se vuelven crónicas y se mantienen en el tiempo, pese a no encontrarse frente a situaciones de tensión afectando el funcionamiento y rendimiento de nuestra vida cotidiana, siendo necesario consultar con un profesional en el momento que la ansiedad interfiera en nuestra calidad de vida y actividades, así como también en nuestras relaciones sociales, pudiendo estarse configurando un trastorno de ansiedad, cuya gama es amplia y se incluyen las crisis de pánico, la ansiedad generalizada, las fobias, entre otros, siendo necesario el tratamiento interdisciplinario psico-terapéutico y farmacológico si corresponde.

 

 

 

Facebook Comments

Sin Comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

Abrir chat